“La Tuta” y “Kike” Plancarte asumen el control de “Los Caballeros Templarios”

La Procuraduría General de la República (PGR) y la Comisión federal para la Seguridad en Michoacán confirmaron por separado la muerte de del fundador y adoctrinador de Los Caballeros Templarios, Nazario Moreno, El Chayo.

Desde Ecuador, el titular de la PGR, Jesús Murillo Karam, despejó cualquier duda al afirmar que la identidad del presunto criminal se logró gracias “a las huellas (dactilares) que teníamos registradas”.

El comisionado federal Alfredo Castillo reforzó la postura gubernamental al subrayar que “no hay duda” de que la víctima es el líder templario, a quien el gobierno de Felipe Calderón había dado por muerto en diciembre de 2010.

Alfredo Castillo explicó que El Chayo fue herido en 2010 y eso pudo dar pie a que se le diera por muerto, aunque en ese momento las autoridades no contaron con “evidencia física importante”.

“En su momento posiblemente sí fue herido, pero al final de cuentas el hecho de que no se haya recuperado el cuerpo y no se haya tenido evidencia física importante da pie a este tipo de situaciones”, comentó en entrevista televisiva con Carlos Loret de Mola.

Señaló que Servicios Periciales confirmó que El Chayo tenía una placa en la cabeza por una lesión que pudo haber sufrido en diciembre de 2010, y la insuficiente evidencia sobre su presunta muerte –apuntó– pudo ser aprovechada por el capo como “coartada” para librarse de la autoridad.

“Yo pensaría en su momento que pudo haber sido una coartada en cuanto a que posiblemente haya quedado herido, se haya dado primero esa información y los audios hayan dejado ver que esta persona había fallecido y, posteriormente, pues el mayor beneficiario de estar en el anonimato era él y siguió jugando con este juego, hasta que después relajó los mecanismos de seguridad y se filtró la información de que seguía vivo”.

La estrategia de El Chayo, apuntó, era trabajar de manera hermética y que fueran sus subsidiarios Servando Gómez, La Tuta, y Enrique Plancarte, El Kike, quienes dieran la cara ante los medios.

“Digamos que ellos (La Tuta y El Kike) estaban en un segundo nivel, aunque pareciera que estaban en primero, porque uno era el que daba la cara y es digamos la figura visible”, expuso el funcionario federal.

Subrayó:
“La propia estrategia con ellos hacía que al otro lo quisieran mantener ante los medios de comunicación de una manera hermética para que tuviera un mayor margen de maniobra o de acción y en ese sentido el que realmente tomaba las decisiones importantes o trascendentales en esta caso era Nazario Moreno”.

El comisionado federal negó que la captura de Moreno sea una sorpresa. Su abatimiento, dijo, es resultado de investigaciones y labores de inteligencia.

“Cada día estaba más cercado y en ese sentido fueron las labores de inteligencia que lo permitieron ubicar. Se mantenía en seguimiento y se había generado información. Ya era mucha información la que se tenía”.

En el mismo sentido se pronunció Monte Alejandro Rubido, titular del Sistema Nacional de Seguridad Pública, quien sostuvo que desde hace días el gobierno federal confirmó que el capo estaba vivo y activo, por lo que se diseñó una estrategia para capturarlo.

Rubido sostuvo que por medio del cotejo de huellas dactilares el gobierno federal confirmó que fue abatido el fundador y adoctrinador del cártel de Los Caballeros Templarios, durante un enfrentamiento con elementos de las secretarías de la Defensa Nacional (Sedena) y de Marina (Semar) en Michoacán, cuando se resistió a ser capturado.

Durante un mensaje a medios de comunicación, informó que con la muerte de Nazario Moreno –por quien la PGR ofrecía 30 millones de pesos– el gobierno federal da “el mayor golpe” a la estructura de la organización de Los Caballeros Templarios.

Precisó que durante las primeras horas de ayer, a 13 kilómetros de la cabecera municipal de Tumbiscatío, soldados y marinos ubicaron a Nazario Moreno, quien respondió disparando y, al repeler la agresión, los militares le dieron muerte.

La Tuta al mando

Los grupos de autodefensa aseguraron que tras el abatimiento de Nazario Moreno González, El Chayo, el sucesor al mando de Los Caballeros Templarios es Servando Gómez, La Tuta.

“Ahora sí Servando Gómez, alias La Tuta, quedaría como líder de los Templarios y más abajo quedaría Enrique Kike Plancarte ó La Chiva Plancarte”, tuitearon en su cuenta oficial de Twitter Valor por Michoacán.

En la misma red social, las autodefensas escribieron el pasado viernes 7 que El Chayo estaba “vivo y armado”, y mostraron una foto de su palenque, donde se encuentra su “fortaleza”, tomada el año pasado.

También notificaron que ahora se hacía llamar “Ernesto Morelos Villa”, en alusión al nombre del Che Guevara y por los héroes nacionales de esos apellidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada